637 107 300 | 678 623 761 info@controlacceso.net

La tecnología RFID es fundamental para el funcionamiento de muchas organizaciones, en las que sin ella sería imposible o muy difícil realizar tareas muy complejas. Por ejemplo, en algunos hospitales sin redes de RFID sería muy difícil cuidar de instrumentales y equipos de importancia, y por esta razón es que en varios centros médicos se fijan pequeñas etiquetas a elementos de valor, a los fines de dar con su ubicación con mucha rapidez.

Monitorizar una red RFID

Las etiquetas RFID son dispositivos muy curiosos que, a pesar de su tamaño, cuentan con varios elementos como un chip de memoria de gran capacidad y una antena para establecer comunicación con un escáner. Además, estas etiquetas se pueden fijar a casi cualquier elemento y así dicho elemento puede ser monitoreado de manera adecuada. Dicho monitoreo comienza con la escritura de la etiqueta en la que se incluye cada detalle del elemento a marcar como su nombre, su fecha de fabricación, su fecha de expiración, su lote, etc.

Una vez que la etiqueta cuenta con la información del elemento en cuestión, esta se fija al elemento y un lector debe tomar dicha información con varios fines. Por ejemplo, el lector puede registrar los datos de la etiqueta cuando el elemento ingresa o sale del inventario y así se logra un manejo de activos muy organizado y difícil de alcanzar con otras metodologías.

Tecnología RFID

La tecnología RFID, mediante sus prácticos rótulos y escáneres, ofrece uno de los sistemas de monitoreo más eficaces ya que, aparte de dar con la ubicación de determinado elemento, es posible recibir un aviso de alarma cuando dicho elemento ha sido movido sin permiso de su sitio habitual. Esto se logra con lectores que se ponen en puntos de entrada, como puertas, y que emiten una señal auditiva y a veces visual cuando detectan una etiqueta. Un sistema así es ideal para evitar el robo de bienes en cualquier lugar, ya sea que se trate de un hospital, un almacén, una bodega, etc.

La RFID ha recorrido un largo camino para llegar a aportar todas las soluciones que hoy permite; en este camino se han logrado superar varias barreras. En un comienzo las distancias de cubrimiento eran muy cortas, a la vez que los precios de producción y los de comercialización eran muy altos. Para fortuna nuestra, las cosas son muy distintas en el presente y montar una red de tecnología RFID es una inversión de rápida recuperación, además de algo muy fácil de hacer.

WhatsApp chat